Salusplay

2 Agosto, 2017

Dónde consultar en una búsqueda bibliográfica en enfermería

Carlos Valdespina

Al comenzar a realizar una búsqueda bibliográfica en enfermería es normal que nos preguntemos dónde consultar.

¿A qué tipo de fuentes recurro? ¿Cuáles son las principales fuentes de información relevantes para mi tema de investigación? ¿Cuáles son las fuentes más fiables? En definitiva, ¿Dónde consultar en una búsqueda bibliográfica en enfermería?

Hay descritas multitud de clasificaciones para las fuentes de información, pero la que más se ajusta a nuestras necesidades es la descrita en función del grado o nivel de información que aportan y así hablamos de:

  • Fuentes de información primarias. Son fuentes que contienen información original, que ha sido publicada por primera vez y que no ha sido filtrada, interpretada o evaluada por nadie más. Son producto de una investigación o de una actividad eminentemente creativa.
  • Fuentes de información secundarias. Son fuentes que contienen información primaria, sintetizada y reorganizada. Están especialmente diseñadas para facilitar y maximizar el acceso a las fuentes primarias o a sus contenidos. Componen la colección de referencia de la biblioteca y facilitan el control y el acceso a las fuentes primarias.
  • Fuentes de información terciarias o secundarias refundidas. Estas fuentes contienen información evaluada y refieren a otras fuentes secundarias o primarias. Facilitan el control y el acceso a toda gama de repertorios de referencia, como las guías de obras de referencia o a un solo tipo, como las bibliografías.

Dónde consultar en una búsqueda bibliográfica en enfermería

Las fuentes de información primarias tienen como principales características que:

  • Proporcionan información nueva, original y final en sí misma.
  • No remiten ni complementan a ninguna otra fuente.
  • La información que se ofrece empieza y acaba en el mismo documento.
  • Actualmente casi todas las que perduran en formato papel tienen también su versión electrónica y muchas de las electrónicas existen sólo en este formato.
  • La información que contienen no está evaluada más allá de las revisiones editoriales (precisa lectura crítica por parte del lector).
  • Ejemplos: artículos de revistas, monografías, documentos de la literatura gris…

Las fuentes de información secundarias:

  • No contienen información nueva, final u original.
  • Indican qué fuente o documento puede proporcionarnos la información.
  • No contienen información acabada (aunque pueden facilitar su acceso).
  • Siempre remiten a fuentes o documentos primarios.
  • Que la fuente sea de acceso gratuito no quiere decir que los documentos que indexa sean de acceso gratuito (eso dependerá de las características de la revista en la que esté ubicado el documento hallado).
  • Precisan entrenamiento en su manejo (aunque cada vez son más intuitivas y simples).
  • Frecuentemente utilizan un lenguaje especial o lenguaje estandarizado (tesauros).
  • Ejemplos: bases de datos, directorios, repositorios…

Las fuentes de información terciarias:

  • No contiene información nueva.
  • La información está evaluada y clasificada.
  • Precisan ser revisadas cada cierto tiempo (las GPC por ejemplo se suelen revisar cada 3 años).
  • Ejemplos: Biblioteca Cochrane, Guías de Práctica Clínica…

Es importante distinguir las fuentes de información y lo que contienen para poder dirigirnos a unas u otras en función de nuestros objetivos.

Actualmente no se suelen realizar revisiones bibliográficas rastreando solo las fuentes primarias porque se necesitaría mucho tiempo y gracias a los avances de las fuentes secundarias (bases de datos etc), la búsqueda documental es mucho más ágil.

Sin embargo, para responder a respuestas concretas (sobre todo en el escenario de una duda clínica), lo más habitual es acudir a las fuentes terciarias (GPC sobre todo) ya que la información aparece ya organizada, evaluada y con las recomendaciones pertinentes emitidas.

Si tenemos acceso a alguna biblioteca virtual a través de nuestra gerencia de salud, universidad o sociedad científica, es sumamente interesante que la conozcamos porque con frecuencia facilitan el acceso a recursos de pago.

Si accedemos a un artículo de una revista de pago desde una base datos libre es probable que no podamos leer el artículo. Pero si entramos en esa misma base de datos a través de nuestra biblioteca virtual, y accedemos al mismo artículo de pago, es probable que nuestra biblioteca este suscrita a la revista y podamos así leer el artículo.

Cómo realizar una búsqueda bibliográfica

Categorías: Formación enfermería

Etiquetas: , ,


Dónde consultar en una búsqueda bibliográfica en enfermería
5 (100%) 1 voto

Apúntate a nuestra newsletter.