Salusplay

31 Julio, 2017

Recomendaciones de uso de aplicaciones móviles de salud

Carlos Valdespina

Los tipos y utilidades de las apps de salud son muy variadas y se han desarrollado con distintas finalidades. Pero hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones en el uso de aplicaciones móviles de salud.

Siguiendo con el informe propuesto por el IMS Health Institute, la gran mayoría de las aplicaciones disponibles (65%) están enfocadas a las áreas de bienestar, dieta y ejercicio, mientras que ya un notable 22% están centradas en las enfermedades y manejo del tratamiento, lo que pone de manifiesto un interés creciente en el uso de aplicaciones móviles para la gestión de enfermedades crónicas.

Usos para el ciudadano:

  • Yo cuantificado: registro de datos de actividad física, tanto de forma automática como aportados por el usuario. Se utilizan para el entrenamiento deportivo midiendo kms recorridos, velocidad, calorías consumidas, etc. Otras monitorizan la calidad del sueño o el nivel de estrés.
  • Nutrición: permiten llevar un seguimiento de la ingesta de nutrientes y un registro del peso, así como otros parámetros relacionados con la alimentación. Muestran información gráfica sobre datos y estadísticas de salud.
  • Recepción de información y consejos de salud a través de diferentes formatos (texto, vídeo, imágenes) en función de la información que introduce el paciente.
  • Manejo de enfermedades: acceso a información y recursos de salud, manejo de medicamentos y adherencia terapéutica, control de la sintomatología, registro de parámetros médicos, niveles de glucosa, etc., facilitando instrucciones para la realización de distintas tareas o autocuidados.
  • Comunicación con otros usuarios y profesionales a través de redes sociales, comunidades de práctica o aplicaciones de mensajería.
  • Acceso a datos personales e información clínica, carpeta de salud y registro de citas en el servicio de salud.

Vemos que las utilidades de las apps sanitarias para la mejor de la calidad de los cuidados que prestamos a nuestros pacientes es evidente, pero ¿qué recomendaciones de uso de estas aplicaciones móviles de salud debemos tener?

Recomendaciones de uso de aplicaciones móviles de salud

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, por ejemplo, ha desarrollado el Distintivo AppSaludable, que constituye el primer sello en español que reconoce la calidad y seguridad de las apps de salud. Es un distintivo gratuito y abierto a todas las aplicaciones de iniciativas públicas y privadas, tanto españolas como de cualquier otro.

Aquellas apps de salud que superen el proceso de validación, llevado a cabo desde la propia Agencia de Calidad Sanitaria obtendrán el distintivo, el cual estará en vigor mientras la app esté activa o hasta que se produzcan cambios en sus contenidos y/o funcionalidades (los responsables adquirirán el compromiso con la Agencia de Calidad Sanitaria de hacer una revisión del proceso cuando la app tenga cambios significativos).

Este distintivo se basa en 31 recomendaciones publicadas en una guía y que están estructuradas en 4 bloques: Diseño y pertinencia; Calidad y seguridad de la información; Prestación de servicios y Confidencialidad y Privacidad.

Por otro lado, la fundación Internet, Salud y Sociedad (iSYS) ha desarrollado el iSYScore, una clasificación pública de puntuación para ayudar a mostrar trabajos interesantes a los desarrolladores y promotores de Apps y dar criterios para mejorar la calidad de las aplicaciones. Para ello han creado una herramienta que valora las app en tres dimensiones:

  • Interés popular: aquellas bien consideradas por los usuarios o que han hecho el esfuerzo de llegar a más público mediante el uso de multiplataforma.
  • Confianza: aquellas cuya declaración de compromiso, apunta a contenidos de calidad. En este apartado los sellos de calidad y las bibliotecas de las administraciones públicas (que solo recomiendan apps que han sido evaluadas por equipos de expertos) obtienen la máxima puntuación.
  • Utilidad: la puntuación máxima en este apartado se obtiene con una investigación que demuestre que la app es útil. Alternativamente, se tuvieron en cuenta otros parámetros, derivados de la búsqueda de antecedentes sobre cuándo las intervenciones telemáticas daban resultados.

El iSYScore proporciona por lo tanto una puntuación orientativa, pero no es un sello de calidad o de seguridad. Es solo una guía que evalúa las Apps para el público en general (no profesionales de salud).

Resulta por tanto necesario el desarrollo de mecanismos de regulación de las aplicaciones móviles de salud, pero también es muy importante la creación de repositorios de apps certificadas y clasificadas en función de distintos criterios que faciliten la labor de selección por parte del profesional y aumenten su seguridad a la hora de prescribir estos recursos de salud.

Con respecto a la catalogación de las apps de salud, podemos encontrarnos entre dos extremos: por un lado las tiendas de iOS (iTunes) y Android (Google Play) y por otro las regulaciones públicas de productos sanitarios, de la FDA y la marca CE. Y entre medias nos encontramos con miles de aplicaciones que buscan su sitio en algún repositorio.

A este respecto, existen algunas iniciativas en marcha. En Europa, la Dirección General de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnología de la Comisión Europea, publicó en 2012 un directorio de 200 aplicaciones de salud, que incluían información sobre características, opinión de asociaciones de pacientes, nivel de utilización, autoría y país de origen de cada aplicación.

Dicho directorio ha evolucionado hacia lo que ahora es http://myhealthapps.net/ que está gestionada por la empresa Patient View.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) también dispone de un sitio web (Health Apps Library del NHS Choices) en el que se recoge un gran número de aplicaciones móviles de salud ya revisadas, de forma que tanto pacientes como profesionales pueden acceder a esa información y conocer sus utilidades y usos.

En España, la ya mencionada iniciativa del Distintivo AppSaludable, se complementa con un directorio de aplicaciones en el que están incluidas todas aquellas que hayan obtenido el distintivo y destacan por su calidad y seguridad. Y otras iniciativas como la de la Fundación Mobile World Capital Barcelona (MWC) recopilan apps valoradas por otras entidades o las analizan bajo sus criterios editoriales, como el caso de appsmedicina de Bayer.

También a nivel privado, han surgido nuevas iniciativas como es el caso de Appdemecum, una web de ayuda al profesional, que pone a su disposición un directorio actualizado de aplicaciones móviles en salud acreditadas y categorizadas, lo cual facilita la prescripción de este tipo de recursos a los pacientes.

A nivel global, la web iMedicalApps dispone de gran cantidad de recursos, información y aplicaciones evaluadas por editores que incluyen profesionales sanitarios y expertos en el ámbito de las aplicaciones. Y desde la Fundación iSYS publican un catálogo dinámico con las aplicaciones que han pasado su proceso de certificación.

 

Guía de aplicaciones móviles

Categorías: Salud Digital

Etiquetas: , ,


Recomendaciones de uso de aplicaciones móviles de salud
5 (100%) 2 votos

Apúntate a nuestra newsletter.