Másters Enfermería

23 agosto, 2018 | SalusPlay

Apps, gamificación y Big Data en Salud

Conoce cómo las Apps, la gamificación o el Big Data, están cambiando la manera de cuidar a nuestros pacientes.

Apps, gamificación y Big Data en Salud

Aunque me parece imposible cual será el futuro al que nos dirigimos en el mundo de la sanidad, poco a poco empezamos a vislumbrar tendencias en el uso de Internet y otras tecnologías en el ámbito de la salud.

Sabemos ya por ejemplo que es muy posible que las aplicaciones móviles jueguen un papel importante en el mantenimiento de la salud y en nuestra relación con instituciones y profesionales.

El aspecto social de la salud, lo que hemos llamado salud 2.0, cada vez va resultar más beneficiado, gracias a comunidades cada vez mejor conectadas y alimentadas por los datos de salud que incorporan sus usuarios.

En muy poco tiempo vestiremos ropa que será capaz de monitorizar de forma continua nuestras constantes y usaremos aplicaciones que registrarán nuestra actividad y hábitos, cuyo análisis permitirá mejorar el conocimiento que tenemos sobre ciertas enfermedades.

Sabemos también que las grandes compañías tecnológicas están poniendo el foco en el desarrollo de la web semántica y que nuestras búsquedas ya se entienden cada vez mejor, lo que nos llevará a resultados mucho más personalizados. Servicios como Google Now o asistentes virtuales como Siri tendrán un gran desarrollo en los próximos años.

Y que millones de dispositivos van a disponer muy pronto de conexión a Internet y se van a comunicar entre ellos, sin que ni siquiera seamos conscientes de ello.

Lo cierto es que, aunque hablemos de estas tecnologías aplicadas a la salud en clave de futuro, algunas de ellas ya forman parte de nuestro presente y están empezando a demostrar todo su potencial.

Apps o aplicaciones móviles

Las Apps están diseñadas para ofrecer distintos servicios que funcionan en teléfonos inteligentes o smartphones y tabletas electrónicas o tablets. Estas aplicaciones están teniendo un crecimiento muy importante y en la actualidad existen ya miles de ellas dedicadas a la salud.

Las apps se crean con distintos fines que van desde aplicaciones relacionadas con el bienestar físico y monitorización de constantes, hasta la consulta de información, comunicación y mensajería instantánea.

Por ejemplo, se están usando aplicaciones para ayudar a pacientes de determinadas enfermedades crónicas como la diabetes, en las que se ofrece al usuario información sobre alimentación y pautas de monitorización de los niveles de glucemia en sangre, lo que les ayuda a llevar un mejor control de su enfermedad.

Las hay que se aprovechan además de los propios sensores que incorporan los teléfonos para llevar un registro de la actividad e interacciones de los usuarios con otras personas, con el objetivo de detectar si el paciente presenta alguna complicación. Por ejemplo, algunas son capaces de identificar y monitorizar la actividad de personas con enfermedades mentales, generando alertas a sus familiares o personal sanitario en función de la aparición de determinadas conductas.

El potencial que tiene las apps en salud es enorme, por lo que resulta cada vez más necesario establecer un marco regulatorio y desarrollar repositorios a los que los profesionales podamos acudir en su busca, sabiendo además qué valor aportan y qué pacientes se podrían beneficiar de su uso.

Gamificación

La salud es uno de los campos que más puede beneficiarse con la gamificación. La aplicación de sistemas de puntuación, objetivos y logros podría mejorar aspectos tales como la adherencia de los pacientes al tratamiento o el desarrollo de hábitos saludables. Actualmente es un campo en pleno desarrollo y son muchas las aplicaciones que están surgiendo del uso de los llamados juegos serios.

Se está usando por ejemplo para fomentar estilos de vida saludables entre los jóvenes, con el objetivo de mantenerse activos y evitar el sobrepeso. Mediante mecánicas de juegos y desafíos en grupo (gamificación), se buscan cambios de comportamiento haciendo que sean conscientes de la importancia de una alimentación más saludable. Por otro lado, mediante el uso de sensores se monitorizan parámetros físicos de adolescentes y del entorno. Y por último, por medio de aplicaciones móviles, se consigue enganchar al usuario, que participa en retos inmerso en una red social.

Big data en Salud

El fenómeno “big data” (traducido al inglés de “grandes datos”) hace referencia a aquella colección tan grande y compleja de datos, que no puede manejarse con las habituales bases de datos y aplicaciones de procesamiento de información.

La digitalización de muchos servicios de la salud, están permitiendo almacenar enormes cantidades de datos, cuyo análisis haría posible entre otras cosas conocer mejor algunas enfermedades, determinar los mejores tratamientos, desarrollar modelos predictivos que permitan detectar de forma precoz algunas enfermedades y servir como guía para la práctica clínica y los cuidados que ofrecemos.

Será posible por ejemplo reflejar en un mapa los datos de salud de millones de personas, para así poder estudiar la distribución de ciertas enfermedades y conocer qué variables geográficas podrían estar influyendo en su aparición.

El futuro del Big Data en salud pasa por conseguir digitalizar toda la información de los pacientes, empezando por la historia clínica electrónica y conseguir una uniformidad en esos datos para mejorar su análisis y tratamiento.

Un buen ejemplo de ello es el superordenador Watson, creado por IBM y basado en la computación cognitiva, capaz de responder preguntas formuladas en lenguaje natural gracias al acceso y procesamiento de una interminable base de datos con información proveniente de textos científicos, enciclopedias, tesauros, taxonomías y ontologías.

Actualmente está disponible para aplicaciones de tipo comercial y se está utilizando en el análisis de datos relacionados con la salud. Por ejemplo, tras el reciente acuerdo firmado por IBM con las empresas Memorial Sloan-Kettering, un centro especializado en el tratamiento del cáncer, y WellPoint, que también se dedica al campo de la salud, algunos hospitales pueden consultar la supercomputadora para decidir cómo serán tratados los pacientes.

El servicio estará disponible desde la nube o introduciendo a Watson en los servidores del centro médico. Y para ello la computadora ha tenido una preparación exhaustiva, analizando más de 600.000 pruebas médicas y recogiendo información de 25.000 casos prácticos y asistiendo a 14.700 horas en clínica.

Y si todo va bien, se espera que para el 2020 la supercomputadora esté ampliamente extendida en el sector de la salud.

Pero también existen otras herramientas capaces de rastrear la información contenida en la historia clínica electrónica (HCE), incluso de datos no estructurados, y extraer los datos más relevantes.

El Proyecto Savana, desarrollado por un equipo de investigadores españoles, es una de ellas y consiste en una plataforma que procesa y analiza los datos contenidos en las HCE, para que pueda ser utilizada como apoyo a las decisiones clínicas, de forma que el profesional puede consultar a la herramienta y tomar decisiones en tiempo real, en base a lo que otros profesionales ya han hecho con pacientes similares.

Por lo tanto, el Big Data no solo consiste en recopilar un gran número de datos, sino en formular las preguntas adecuadas, para conseguir así una adecuada explotación y que sirvan para mejorar la salud de las personas.

El Big Data plantea también algunas cuestiones importantes. En primer lugar hay que pensar que la recopilación de tal magnitud de datos puede ser una tarea difícil de realizar si se hace de forma manual, por lo que habrá que implementar estrategias o mecanismos como el que hemos visto que se encarguen de la recogida de datos, haciendo que no suponga una carga adicional de trabajo para los profesionales.

Y por otro lado está la dificultad de integrar los datos obtenidos y hacerlos interoperables (que se hablen unos con otros) sea cual sea el entorno en que se utilicen, de forma que podamos aprovecharlos en nuestra práctica asistencial.

Si quieres aprender más sobre las Apps, Big Data, Wearables y el Internet de las cosas aplicados a la atención sanitaria, te podemos ayudar con el Máster de Salud Digital y el Máster de Enfermería Digital de SalusPlay.

 

Nuevo llamado a la acción

Categoría: Formación enfermería

Etiquetas: , ,


Apps, gamificación y Big Data en Salud
5 (100%) 1 voto

Apúntate a nuestra newsletter.