Cómo fiarnos de una aplicación móvil de salud

Cómo fiarnos de una aplicación móvil de salud
20 enero, 2020 | Jose María Cepeda Díez

Cada vez existen más apps de salud, pero ¿cómo saber si nos podemos fiar de ellas? Descúbrelo a continuación.

El incremento en el número de aplicaciones móviles de salud pone de manifiesto por un lado el interés que existe tanto por usuarios, como por profesionales y servicios de salud en el uso de estas herramientas, pero por otro lado plantea importantes desafíos para los sistemas de salud y abre la puerta a una serie de obstáculos y barreras que están impidiendo su aplicación real.

Si tienes cualquier duda la utilización de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud o marca personal, puedes preguntar al equipo de enfermeras expertas en salud digital de SalusOne, a través de la web o descargándote la App desde el Google Play de Android o App Store de Apple.

Cómo fiarnos de una aplicación móvil de salud

El IMS Healthcare Informatics en uno de sus estudios destaca seis factores fundamentales que actúan como frenos en su despliegue:

  1. La dificultad de selección de las apps adecuadas. La mayor parte de las descargas se concentran en unas pocas que están relacionadas con el bienestar físico y ejercicio. De esta forma, las que están orientadas al tratamiento y control de diversas enfermedades quedan en la mayor parte de los casos ocultas y son desconocidas para el profesional sanitario. Además, no se han establecido indicadores de eficacia clínica y calidad de estas aplicaciones, lo que dificulta aún más la selección y prescripción a los usuarios.
  2. El modo de prescripción. En el sistema de prescripción clásico resulta sencillo prescribir un tratamiento farmacológico pero ¿cómo prescribimos una app? Si el profesional dispusiera de un listado de aplicaciones móviles y una forma de enviar o derivar al paciente a su instalación, sería mucho más fácil de implementar. A esto hay que sumarle la falta de integración de los datos recogidos por las aplicaciones con el historial del paciente, de forma que el paciente en algunos casos acaba llevando miles de datos sin procesar a un profesional que no tiene tiempo de procesar esa información.
  3. La falta de acreditación. A la hora de utilizar las aplicaciones con fines de salud, estas deberían contar con un sistema de acreditación que evalúe su calidad y garantice la seguridad a la hora de utilizarlas. La participación de las instituciones reguladoras en la supervisión del funcionamiento y seguridad de las aplicaciones, servirá para mejorar la confianza en su uso por los profesionales de la salud.
  4. La protección de la información. La protección de datos de carácter personal es un aspecto legal fundamental en las aplicaciones de salud. Los datos de salud están considerados por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) como especialmente protegidos y requieren de la implementación de una serie de medidas de seguridad de nivel alto, las cuales incluyen el consentimiento informado del paciente. Este es un tema que preocupa tanto a profesionales como usuarios, que no saben muy bien cómo se almacena y gestiona su información de salud.
  5. El coste de las aplicaciones. Aunque cerca de la mitad de las aplicaciones de salud se pueden descargar de forma gratuita, existen algunas relacionadas con tratamientos específicos que pueden tener un coste elevado, lo cual supone un freno para muchos pacientes que no quieren asumir el coste del servicio.
  6. Responsabilidad por prescripción. La prescripción de aplicaciones en la atención sanitaria supone una tarea que debe estar apoyada por la organización, para que el profesional se sienta seguro. La no existencia de un listado de aplicaciones móviles, guías de uso y acreditaciones, hace más complicado que se puedan recomendar a los pacientes.

Para solucionar estos problemas y que tanto profesionales como pacientes puedan utilizar las aplicaciones móviles en salud con seguridad, se están desarrollando durante los últimos años una serie de sistema de acreditación y certificación de aplicaciones móviles, a la vez que empiezan a surgir también distintos repositorios que incluyen las aplicaciones categorizadas y organizadas en base a distintos criterios.

Si quieres sacar todo el partido a las nuevas tecnología y utilizarlas para mejorar la calidad de tus cuidados de enfermería, puedes inscribirte ya en el Máster en Enfermería Digital y obtener además una beca de 500€. Obtendrás una gran acreditación (Máster, más de 25 Créditos CFC y la publicación de un capítulo en un libro) que te ayudarán a obtener tu plaza como enfermera.

Nuevo llamado a la acción

Artículos relacionados

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas
Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Leer más
Gestión de la información científica a través de Zotero
gestión de la información científica a través de zotero

Gestión de la información científica a través de Zotero

Gestión de la información científica a través de Zotero

Leer más