Cómo preparar una OPE de Enfermería

Cómo preparar una OPE de Enfermería
17 enero, 2020 | SalusPlay

La palabra “oposición” puede asustar a enfermeras y enfermeros. Pero que no cunda el pánico, en este post te contamos cómo preparar una OPE de Enfermería.

El propio concepto de oferta pública de empleo —incluso cuando se usan sus siglas OPE— resulta intimidante.

Es inevitable, cuando se habla de empleo público, pensar en imágenes —en muchas ocasiones estereotipadas— de tribunales compuestos por funcionarios demasiado exigentes, poco comprensivos, de ceño fruncido; o aulas repletas de compañeras que luchan desesperadamente por conseguir una plaza.

Para afrontar una OPE como las que se avecinan en el año 2020 debes prepararte concienzudamente a nivel de conocimientos.

Y también debes hacer una preparación mental, que te ayude a afrontar el examen en el mejor estado anímico posible.

En este tipo de pruebas los nervios suelen jugar malas pasadas y no sería la primera vez que alguna enfermera sucumbe a la presión y se tiene que levantar de la mesa sin poder contestar a muchas preguntas que se sabía perfectamente.

Aunque en este otro artículo ya te explicamos cómo organizarte para preparar una oposición, en el post de hoy te vamos a dar una serie de consejos prácticos que te serán de gran ayuda para obtener el éxito en la próxima OPE.

Consejos para preparar una OPE de enfermería

Con carácter general, debes tener claras determinadas cuestiones que te ayudarán en esta carrera de fondo que es la preparación de una oferta pública de empleo.

La primera de ellas es que no debes pensar que el éxito en una oposición de enfermería se produce cuando obtienes una buena nota.

El éxito en estas pruebas se logra cuando superas al resto de enfermeras que se han presentado al mismo examen.

Esto implica que no debes estudiar para cubrir el expediente, sino que debes hacerlo para ser la mejor, la que demuestre más conocimientos y la que mejor puntuación obtenga en la prueba.

Lo que debes tener claro cuando estés preparando la OPE

De cualquier forma, para obtener el resultado esperado, conviene que hagas caso de estos consejos:

  • Debes ser muy constante en el estudio: lo ideal sería dedicar un número de horas al día al estudio y cumplirlas siempre. El esfuerzo debe ser continuo, pero la recompensa es también muy satisfactoria.
  • Si estás estudiando lo suficiente, estate tranquila: si estás dedicando el tiempo y esfuerzo suficientes, las pruebas te saldrán bien seguro.
  • La fuerza de voluntad es fundamental: la preparación de oposiciones de enfermería requiere de mucho tesón y hay muchos momentos en los que las fuerzas flaquean. Sobreponte a esos momentos de pereza y mantén siempre la misma intensidad y concentración en el estudio.

Consejos para preparar el examen

Si no eres capaz de organizarte bien, tal vez sería conveniente que recurrieses a la ayuda de una academia, o a preparadores privados que te vayan guiando a lo largo de todo el proceso.

De una u otra forma, siempre viene bien que le prestes atención a los siguientes consejos:

  • Utiliza manuales de estudio de calidad acreditada: es muy importante que estructures muy bien la información en tu cabeza, porque una vez en el examen vas a tener que responder a las preguntas con rapidez y bajo grandes dosis de tensión.
  • Planifica el estudio por fases: lo lógico sería que dispongas de tiempo suficiente para estudiar todo el temario; y que además te queden unas cuantas semanas para hacer un repaso general de todas las materias.
  • Analiza estadísticamente los temas que más caen: en general, en todas las oposiciones, los examinadores tienen temas favoritos, que suelen preguntar más que otros. Debes analizar exámenes anteriores para ver cuáles son esos temas en los que más hincapié debes hacer.
  • Haz tests y simulacros de examen: debes estar preparada para lo que te puedas encontrar el día de la prueba. Por eso, conviene que practiques mucho con exámenes y tests de anteriores ofertas públicas de empleo.

Consejos y trucos para hacer un examen tipo test

Ya en el examen, con el cuestionario delante, conviene que tengas claros los siguientes “truquillos” respecto a las preguntas que te generan dudas:

  • La respuesta verdadera suele presentarse en términos de probabilidad: se ha comprobado que con frecuencia en los tests las respuestas verdaderas se formulan con términos como “posible”, “generalmente”, “a veces”… En cambio, cuando se usan términos categóricos como “nunca”, “siempre”… es habitual que esa respuesta sea falsa.
  • Las respuestas más detalladas suelen ser verdaderas: los examinadores quieren evitar que los opositores impugnen algunas preguntas. Por ese motivo, las respuestas verdaderas se suelen enunciar de un modo más completo, largo y detallado, con mayor profusión de tecnicismos que las falsas.
  • El enunciado que se repite en varias respuestas es habitual que sea el verdadero: si en varias opciones aparece una respuesta sinónima o similar, lo más lógico es que una de ellas sea la verdadera. Así que, en caso de dudas, puedes descartar la que es distinta al resto.
  • Dos respuestas similares pueden ser ambas falsas: respecto a lo anterior, el examinador puede inducirte al error poniendo dos respuestas similares que sean falsas. Así que ten cuidado.
  • Fíjate bien en los temas que no son lo que parecen: cuando estés estudiando, presta especialmente atención a los detalles raros, poco habituales o que no son lo que parecen. Ese tipo de temas son los favoritos de los examinadores y suelen caer siempre.
  • Las respuestas ambiguas con frecuencia son falsas: si una respuesta es muy diferente a las demás, o es excesivamente ambigua, puedes descartarla porque probablemente será falsa.
  • Las respuestas que incluyen la conjunción “y” suelen ser falsas: añadir algo falso a un enunciado verdadero es la forma favorita de los examinadores de provocar un error.
  • Fíate de tu intuición: si llevas el temario al dedillo, cuando una respuesta no te suene de nada, descártala porque puede ser falsa.
  • Las opciones con erratas, mal enunciadas o con faltas de ortografía suelen ser falsas: si encuentras un enunciado mal escrito, sin concordancia de género o número, o con fallos ortográficos, es posible que se trate de la opción falsa. Los examinadores cuidan mucho la redacción de la respuesta correcta, pero no tanto los enunciados de las opciones falsas.

En caso de que quieras ampliar tu formación académica para ir más preparada a la OPE con alguno de nuestros Másters para enfermeras y Expertos Universitarios —que además también te proporcionan más puntos en los concursos de méritos —, contacta con nosotros.

Demo gratuita Máster

Cómo preparar una OPE de Enfermería
3 (60%) 1 voto

Artículos relacionados

El Colegio de Enfermería de Salamanca da acceso gratuito a SalusOne Premium a todas las enfermeras colegiadas
Colegio de Enfermería de Salamanca da acceso gratuito a SalusOne

El Colegio de Enfermería de Salamanca da acceso gratuito a SalusOne Premium a todas las enfermeras colegiadas

El Colegio de Enfermería de Salamanca da acceso gratuito a SalusOne Premium a todas las enfermeras colegiadas

Leer más
Qué secciones tiene un artículo de investigación en enfermería
secciones tiene un artículo de investigación en enfermería

Qué secciones tiene un artículo de investigación en enfermería

Qué secciones tiene un artículo de investigación en enfermería

Leer más