Dónde encontrar de manera sencilla información científica sobre enfermería

Dónde encontrar de manera sencilla información científica sobre enfermería
27 enero, 2020 | Dra. Azucena Santillán García

¿No sabes dónde encontrar de manera sencilla información científica sobre enfermería? A continuación te contamos cuáles son las diferentes fuentes de información que existen.

Hablamos no solo de fuentes de información primeras, secundarias y terciarias, sino de herramienta en la toma de decisiones como SalusOne.

Si tienes cualquier duda clínica, la manera más sencilla de encontrar tu respuesta es preguntando al equipo de enfermeras expertas en enfermería basada en evidencias e investigación de SalusOne, a través de la web o descargándote la App desde el Google Play de Android o App Store de Apple.

Hoy en día gracias a la digitalización de la información y a Internet, encontrar información es mucho más fácil que hace uno años. Pero la dificultad que tenemos en la actualidad es que debemos saber identificar fuentes de información fiables y después debemos analizar la información críticamente.

En nuestro caso, las fuentes de información que vamos a utilizar son fuentes documentales científicas. Para explorar estas fuentes de información científica vamos a utilizar buscadores específicos.

Dónde encontrar de manera sencilla información científica sobre enfermería

Podemos realizar esta búsqueda de manera intuitiva, pero así conseguimos resultados imprecisos y seguramente nos dejemos mucha información por el camino. Para realizar una búsqueda exhaustiva debemos diseñar una estrategia, definiendo claramente:

  1. Fuente explorada: seguramente no nos centremos en una sóla fuente así que es conveniente establecer cuales vamos a explorar.
  2. Palabras utilizadas para la búsqueda: estas van de ser las palabras clave de la búsqueda. Si tenemos la pregunta PICO bien desarrollada, utilizaremos los componentes PICO. Además, si en lugar de utilizar nuestro lenguaje natural utilizamos el lenguaje controlado específico de las bases de datos (tesauros), optimizaremos la búsqueda.
  3. Cómo hemos combinado las palabras de búsqueda: lo más básico es acumular las palabras clave (como si las sumáramos) pero podemos utilizar operadores booleanos que nos permiten hacer búsquedas más complejas.
  4. Límites (si los hemos utilizado): como por ejemplo el idioma, si buscamos artículos de menos de 10 años etc.
  5. Fecha en la que realizamos la búsqueda

A todo esto se le llama estrategia de búsqueda y es necesario que quede perfectamente descrita si lo que estamos haciendo es una revisión narrativa, revisión bibliográfica… es decir, una investigación secundaria.

Fuentes de información documental

Desde un punto de vista didáctico, se pueden clasificar las fuentes de información como fuentes primarias, secundarias y terciarias. Clasificarlas así nos ayudará a entender qué podemos encontrar en cada una y cual nos conviene comenzar a explorar (o explorar con menor o mayor detalle) en función de cual sea nuestro objetivo.

  1. Fuentes de información primaria (o tradicionales): sobre todo revistas de enfermería.
  2. Fuentes de información secundaria: bases de datos (nacionales e internacionales), repositorios, índices…
  3. Fuentes de información terciaria: llevan implícita una evaluación de la calidad y una síntesis de los contenidos por lo que son fuentes que están estrechamente relacionadas con la EBE (por ejemplo la Colaboración Cochrane o los Best Practice Sheath del Instituto Joanna Briggs).

Fuentes de información primaria

Son documentos que contienen información original, tal cual la ha escrito el autor/autores. No ha sido evaluada, interpretada ni procesada más allá del proceso de edición y digitalización (en el caso de los documentos originales). El máximo exponente de estas fuentes son las revistas científicas, en donde los autores publican los estudios de investigación, revisiones etc. Es decir, los artículos de las revistas de enfermería.

Actualmente podemos acceder a las revistas directamente desde su plataforma digital (otra cosa es que luego no podamos ver los contenidos completos porque la revista sea de pago). Ejemplo de revistas de enfermería son Enfermería Clinica, Enfermería Global, Metas, Rol de Enfermería, Revista ENE, Nure etc. Actualmente se mide la calidad de las revistas científicas en función de en qué bases de datos estén incluidas y de cuantas citas tengan los artículos que contienen. Con estos datos se han establecido unos índices para poder cuantificar el impacto de las revistas científicas y el que actualmente predomina es el factor de impacto (FI) establecido por el JCR (Journal Citation Report). Actualmente no hay ninguna revista de enfermería española que tenga impacto JCR, aunque se pueden encontrar artículos sobre enfermería en revistas españolas que si tienen este FI, como por ejemplo en Gaceta Sanitaria o Atención Primaria. Aunque el idioma es una barrera, no debemos aferrarnos a las publicaciones españolas y es interesante consultar grandes referentes internacionales como JAN (Journal of Advanced Nursing).

Fuentes de información secundaria

Si queremos buscar información sobre un tema, no vamos revista por revista buscando artículos sobre ese tema… Hacerlo así nos llevaría muchísimo tiempo y el proceso sería muy poco eficiente. Cuando buscamos artículos sobre un tema, o de un autor, utilizamos las bases de datos (fuentes de información secundaria).

Estas fuentes lo que hacen es recopilar toda la información de las fuentes primarias y favorecer el acceso selectivo. La información que facilitan las bases de datos suele ser el resumen del artículo y las palabras clave, acompañado de su referencia bibliográfica. En caso de que el artículo esté disponible en formato digital (la mayoría de las veces) también suele proporcionar el enlace (de nuevo, aquí nos podemos encontrar con que el artículo es de una revista de pago con lo que aunque dispongamos de enlace no vamos a poder acceder al texto completo). En las bases de datos hay buscadores internos que suelen tener funciones avanzadas para optimizar las búsquedas. Ejemplos de bases de datos son Medline (y su buscador Pubmed) o la española Cuiden.

Otro tipo de fuentes secundarias son los índices y repositorios. Los índices son acúmulos de revistas ordenados por orden alfabético (por ejemplo el IME- Índice Médico Acumulado) y los repositorios albergan diferente documentación original, normalmente relativa a una institución/organización o área temática (por ejemplo los repositorios de las universidades).

  • IME
  • DOAJ (repositorio de revistas en abierto)
  • Scielo (biblioteca de revistas científicas)

Fuentes de información terciaria

La información de estas fuentes ha sido previamente evaluada por profesionales expertos . Como elementos terciarios tenemos:

Resúmenes de evidencias, artículos valorados críticamente y resúmenes similares: son artículos o compilaciones de artículos que tratan un tema determinado y no tiene porqué incluir toda la evidencia disponible en ese momento (aunque a veces incluyen comentarios clínicos de expertos). En enfermería tenemos los BPIS (Best Practice Information Sheets) del Instituto Joanna Briggs y las Guías de Buenas Practicas de la RNAO (traducidos muchos de ellos al español y disponibles en la página web del Instituto. Muy interesantes también resultan los artículos de la revista Enfermería Clínica en su sección “Enfermería Basada en la Evidencia”, que revisan críticamente determinados artículos incluyendo apreciaciones del comentarista.

Revisiones sistemáticas y Guías de Práctica Clínica (GPC): las revisiones sistemáticas son revisiones exahustivas, protolizadas y metodológicamente muy elaboradas de la mejor evidencia. Van más allá de las revisiones bibliográficas o narrativas e incluyen una revisión de la calidad metodológica de los artículos que incluyen. Un lugar paradigmático para consultar revisiones sistemáticas de calidad es la Biblioteca de la Colaboración Cochrane. Las GPC son guías que versan sobre temas algo más generales y que proporcionan recomendaciones de actuación en base a la mejor evidencia que sobre ese tema hay en ese momento. Las elaboran grupos multidisciplinares de expertos. En España podemos encontrar todas las GPC del SNS en Guiasalud.

Si quieres obtener una plaza fija como enfermera en la próxima oposición o ascender en una bolsa de trabajo y además aprender sobre enfermería basada en evidencias e investigación, puedes inscribirte ya en el Máster en Enfermería Basada en Evidencias e Investigación y obtener además una beca de 500€. Obtendrás una gran acreditación (Máster, más de 25 Créditos CFC y la publicación de un capítulo en un libro) que te ayudarán a obtener tu plaza como enfermera.

Nuevo llamado a la acción

Artículos relacionados

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas
Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por setas

Leer más
Gestión de la información científica a través de Zotero
gestión de la información científica a través de zotero

Gestión de la información científica a través de Zotero

Gestión de la información científica a través de Zotero

Leer más