Másters Enfermería

4 octubre, 2018 | SalusPlay

Fases del ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias

Conoce las cinco fases del ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias o EBE. Te las explicamos en este artículo.

Para poder explicar la metodología de las prácticas basadas en evidencias científicas con fines didácticos, se suele describir esta metodología como un proceso dinámico y continuo de cinco fases. Estas fases aplicadas al campo competencial de las enfermeras surgen de la interacción enfermera-paciente y abarcan desde la identificación de una duda o necesidad de información hasta la comprobación de que resolver esa duda y aplicar los cambios que de su respuesta se derivan, ha tenido unos resultados positivos.

Las 5 fases del ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias

Sackett definió el punto de partida con la pregunta de investigación y así el proceso continuo con las cinco fases es:

  1. Definición de la pregunta.
  2. Búsqueda de evidencias.
  3. Evaluación de las evidencias halladas.
  4. Implementación de los cambios propuestos.
  5. Evaluación de los cambios.

Vamos a describir brevemente cada una de ellas para tener una visión de conjunto y a lo largo del curso iremos ampliando los distintos aspectos de cada fase:

Definición de la pregunta PICO

La definición y concreción de la pregunta de investigación es un punto clave al que hay que prestar la suficiente atención. Si nos planteamos preguntas demasiado genéricas o demasiado concretas será difícil encontrar la respuesta. Además tenemos que recordar que cada tipo pregunta de investigación se responde mediante un tipo determinado de diseño de estudio. Para poder tener todas estas cosas en cuenta y que no se nos olvide incluir ningún aspecto importante en nuestra pregunta, se han descrito unos esquemas de los cuales el más habitual es el esquema PICO. Definir una buena pregunta PICO ayudará a que el segundo paso (la búsqueda de evidencias) sea más eficaz.

Búsqueda de evidencias o búsqueda bibliográfica

Una vez definida la pregunta tenemos que encontrar la información. Preguntas de carácter científico requieren buscadores de información del mismo carácter, por eso es aconsejable prescindir de buscadores generales como Google o Yahoo. En su lugar, vamos a acudir a fuentes de información documental de nuestro ámbito de conocimiento: bases de datos, repositorios, índices etc.

En función de cual sea nuestro objetivo haremos que nuestra búsqueda sea más o menos precisa y más o menos extensa. Como ya hemos mencionado, no es necesario hacer una búsqueda bibliográfica cada vez que tengamos una duda en nuestro día a día; muchas veces nos bastará con saber encontrar y explorar los protocolos basados en evidencias, GPC, resúmenes estructurados etc.

Pero si nuestro objetivo es identificar la mejor evidencia disponible sobre una cuestión la cosa cambia: a esto se le llama investigación secundaria y conlleva una estrategia de búsqueda bien definida.

Evaluación o Lectura Crítica

No siempre podemos adoptar las evidencias que encontramos tras nuestra búsqueda. No todo lo que se publica se adapta a la calidad que nos gustaría (los estudios pueden tener debilidades metodológicas o no ceñirse a los tipos de diseños que queremos). También puede ocurrir que lo hallado no pueda ser aplicado en nuestro entorno (por cultura, entorno, recursos etc). A esto se le llama validez (interna y externa) ¿y cómo evaluamos esta calidad? ¿Cómo sabemos si nos valen o no nos valen los hallazgos?… pues leyéndolos detenidamente y poniendo el foco en una serie de puntos clave que nos van a decir si el documento que tenemos entre manos pasa los criterios mínimos de calidad y validez externa. Estos puntos clave conforman los denominados check list para la lectura crítica de la literatura científica y un ejemplo de estos listados con las plantillas CASPE.

Implementación de los cambios o aplicación de la investigación en la práctica

Tras la lectura crítica de toda la documentación encontrada sobre el tema que queríamos explorar, el siguiente paso es sintetizar las evidencias encontradas y formular nuestras recomendaciones. Estas recomendaciones pueden afianzar las intervenciones que se estaban haciendo o pueden implicar cambios y nuevas intervenciones. Si llegamos hasta aquí y no tratamos de llevar a cabo esos cambios es como si no hubiéramos hecho nada. Esta fase es muy importante porque supone la aplicación práctica de la investigación en cuidados en el medio asistencial. Para poder instaurar las prácticas basadas en evidencias contamos con herramientas como las GPC o los protocolos basados en evidencias. Por desgracia, la cultura del cambio es difícil de asumir y una vez que se han interiorizado antigüos protocolos la resistencia al cambio dificulta esta implementación.

Evaluación de los cambios

Como en todo proceso asistencial, no podemos obviar la evaluación para saber si todo nuestro esfuerzo ha tenido resultados positivos o negativos. Esta evaluación no es tan sencilla ya que se valoran los resultados tanto en el paciente (y en los diferentes aspectos del paciente y su entorno) como en el sistema (costes, ahorro…) y en los profesionales. Aunque esta sea la última fase de las descritas, no olvidemos que hemos dicho que se trata de un proceso continuo y secuencial.

Cerrado este círculo, la enfermería basada en evidencias se considera un proceso de mejora de la calidad asistencial.

Fases del ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias

Si quieres aplicar el ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias en tu trabajo diario y mejorar tus competencias para conseguir una plaza como enfermera en una oposición, puedes seguir formándote con de una manera Personalizada y Gamificada (Serious Games y Vídeos HD), a través del Máster en Enfermería Basada en Evidencias e Investigación de SalusPlay.

 

Guía de Localización de evidencia científica

Categoría: Formación enfermería

Etiquetas: , ,


Fases del ciclo de la Enfermería Basada en Evidencias
5 (100%) 3 votos

Apúntate a nuestra newsletter.