Intervenciones de enfermería en una intoxicación por benzodiacepinas y antidepresivos tricíclicos

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por benzodiacepinas y antidepresivos tricíclicos
22 octubre, 2020 | Santiago Martínez Isasi

Son fármacos hipnótico-sedantes y causa frecuenta de sobredosis tras ingesta tanto accidental como voluntaria.

Su mecanismo de acción consiste en que tienen un receptor específico a nivel de SNC y también a nivel periférico. Cuando se estimulan estos receptores aumenta la sensibilidad del complejo receptor de GABA que produce efectos inhibidores en el neuroeje, con sedación, disminución de la ansiedad y relajación del músculo estriado.

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por benzodiacepinas

Las manifestaciones presentadas en paciente con sobreingesta de benzodiacepinas son similares a las producidas por otros fármacos hipnótico-sedantes tales como depresión neurológica con somnolencia, disartria, confusión, ataxia….

La presentación de coma es poco frecuente, aunque aparece más en ancianos y niños.

Raras veces se producen depresión respiratoria e hipotensión. Pero sí pueden producir reacciones paradójicas como excitación, ansiedad, agresividad y delirio.

Es muy rara la muerte por sobredosis de BZD (menor del 0,1 %).

Cuidados de enfermería ante las intoxicaciones por benzodiacepinas

  1. Vigilancia del nivel de conciencia. Si el paciente presenta bajo nivel de conciencia  por norma general administrar dextrosa, tiamina, naloxona y oxígeno.
  2. Realizar lavado gástrico, sobre todo si se ha producido en las dos horas previas y el estado del paciente lo permite.
  3. Administración de carbón activado.
  4. Flumazenilo (Anexate ®): es el antagonista selectivo de los efectos centrales de las BZD y tienen una vida media de una hora. Cuando se sospecha de una intoxicación aguda se administra una ampolla en bolo directa, a dosis de 0,2 mg iv /minuto. En perfusión 0,1-0,5 mg/hora.  Contraindicado en situaciones de hipertensión intracraneal. Debe usarse con precaución en situaciones donde exista ingesta combinada con antidepresivos tricíclicos, y en pacientes enfermos epilépticos porque puede precipitar crisis convulsiva, ya que puede revertir los efectos anticonvulsionantes.

Intervenciones de enfermería en una intoxicación por antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos son un grupo de medicamentos que recibe su nombre de su estructura química que incluye una cadena de tres anillos. Se usan en el tratamiento de los trastornos de ánimo, tales como trastorno bipolar. Son fármacos con un estrecho margen entre la dosis terapéutica y la tóxica, con una mortalidad del 2 al 5 % en sobredosis voluntaria.

Efectos farmacológicos de los antidepresivos tricíclicos:

  1. Antagonista de los receptores de acetilcolina y muscarínicos dando lugar tanto a efectos centrales como periféricos: Entre los efectos centrales nos encontramos con sedación, delirio, alucinaciones, convulsiones, depresión respiratoria mioclonías, coma. Entre los efectos periféricos encontramos midriasis, sequedad de mucosa, retención urinaria… producidos todos ellos por síndrome anticolinérgico.
  2. Inhiben la captación de aminas, con lo que aumentas las concentraciones sinápticas     de las mismas. Por aumento de la noradrenalina se producen taquicardias y arritmias y por aumento de la serotonina: mioclonías, convulsiones, rigidez.
  3. Bloqueo de los conductos de sodio lo que produce arritmias cardíacas y bloqueos, disminuye la contracción del miocardio dado lugar a hipotensión y convulsiones.
  4. Inhibición de receptores adrenérgicos alfa 1 y alfa: Hipotensión secundaria a
  5. Vasodilatación y taquicardia refleja.
  6. Bloqueo de la salida de potasio de las células del miocardio. Prolongación del QT en ECG.
  7. Antagonistas de conductos de Cloro y GABA: Alrededor del 10-30% de los pacientes con sobredosis por antidepresivos tricíclicos y sintomáticos presentan convulsiones generalizadas, relacionadas sobre todo con la acción antagonista sobre el receptor GABA.

Valoración de enfermería ante la intoxicación por antidepresivos tricíclicos

Hay que tener en cuenta que la dosis terapéutica de los ADT es de 2-4 mg /kg. En adultos dosis mayores de 10 mg/kg suponen un riesgo para la vida. La vida media de eliminación de los ADT es mayor de 24 horas.

Los síntomas que presentan estos pacientes varían desde un síndrome anticolinérgico leve a una cardiotoxicidad grave.

Puede aparecer confusión, disartria, ataxia, somnolencia, retención urinaria, sequedad de las mucosas, mioclonías, depresión respiratoria y coma. Las convulsiones suelen ser generalizadas en intoxicaciones graves después de las primeras seis horas, precedidas de taquicardia supraventricular que evoluciona a taquicardia ventricular y depresión respiratoria. Se presentan anomalías en el ECG, con aumento de los intervalos PR, QRS y QT.

Otras complicaciones pueden ser neumonía por aspiración, encefalopatía y rabdomiólisis. Son más susceptibles a los ADT los niños, los ancianos y los cardiópatas.

Cuidados de enfermería ante la intoxicación por antidepresivos tricíclicos

  • Valoración neurológica. Si existe disminución del nivel de conciencia como medida general administraremos dextrosa, tiamina, naloxona y oxígeno. No administrar Flumazenilo por el riesgo de precipitar las convulsiones.
  • Realización de lavado gástrico en las primeras horas tras la ingesta y administración de carbón activado. En el caso de los ADT puede llegar a ser útil la administración de carbón activado hasta las 12 horas después por la hipomotilidad gastrointestinal que producen estos fármacos.
  • Está indicada la administración de Bicarbonato sódico cuando el aumento del QRS es mayor de 100mseg, cuando la hipotensión no se resuelve con la administración de líquidos o con la aparición de arritmias ventriculares. La dosis será en bolo de 1- 2 mEq/kg.
  • En intoxicaciones por ADT se debe actuar sobre las posibles complicaciones. 
    • En caso de bajo nivel de conciencia o coma aplicar ABC. 
    • En cuanto a la aparición de convulsiones hay que tener en cuenta lo siguiente: pueden aparecer en las tres primeras horas tras la ingesta. La amoxapina y la maprotilina pueden provocar estatus epiléptico.
    • El tratamiento de la hipotensión se trata como primera opción con líquidos cristaloides isotónicos: Como segunda opción usar Bicarbonato sódico. Si estas medidas son insuficientes usar vasopresores (noradrenalina).
    • En cuanto a las arritmias: Uso de Bicarbonato sódico si QRS mayor de 100 mseg. Lidocaína como segunda opción. Y bretilio como tercera.
    • Si se produce PCR, las maniobras de reanimación habituales se deben prolongar durante dos horas.
Cuidados de enfermería en el paciente intoxicado

Artículos relacionados

Temario EIR: qué es y cómo se estructura
temario eir

Temario EIR: qué es y cómo se estructura

Temario EIR: qué es y cómo se estructura

Leer más
Principales problemas de los prematuros

Principales problemas de los prematuros

Principales problemas de los prematuros

Leer más