Manejo de enfermería de fármacos contra la ansiedad y la depresión

Manejo de enfermería de fármacos contra la ansiedad y la depresión
2 enero, 2020 | SalusPlay

Descubre los fármacos contra la ansiedad y la depresión más utilizados en enfermería, cómo funcionan y en qué casos se administran.

La ansiedad es un mecanismo fisiológico que nos prepara para dar respuesta ante lo desconocido, nos pone en estado de alerta con el fin de superarlo. Cierto grado de ansiedad se considera normal incluso positivo, el problema ocurre cuando la ansiedad se convierte en exagerada o desproporcionada, o se prolonga en el tiempo. En ese caso puede requerir tratamiento con fármacos ansiolíticos. El efecto ansiolítico es el primer paso de un bloqueo del sistema nervioso central, le siguen el efecto sedante, el hipnótico y por último el coma. Por eso, algunos de los fármacos de este grupo pueden utilizarse en trastornos del sueño o cuando se requiera un efecto hipnótico como en la anestesia general.

Manejo de enfermería de fármacos contra la ansiedad y la depresión

Benzodiacepinas

Los fármacos ansiolíticos más utilizados son las benzodiacepinas. Las benzodiacepinas actúan de forma selectiva sobre los receptores A del ácido gamma aminobutírico (GABAA) aumentado su frecuencia de apertura en presencia de GABA. En ausencia de GABA, las benzodiacepinas no activan los receptores GABAA aunque si pueden activar algunos receptores mutantes.

Hay muchos tipos de benzodiacepinas, y aunque prácticamente todas presentan la misma eficacia ansiolítica, las más utilizadas en los trastornos de ansiedad son: Clonazepato, Alprazolam, Lorazepam, Diazepam y Clordiaxepóxido.

Otras son utilizadas preferentemente para tratar el insomnio y se verán en el apartado de hipnóticos y sedantes. El Midazolam puede utilizarse también en los trastornos de ansiedad, pero su principal uso en como preanestésico por su efecto de amnesia anterógrada o como anestésico general en asociación con otros fármacos.

Las benzodiacepinas pueden administrarse por diferentes vías, incluyendo la oral, dérmica, intravenosa e intramuscular. Por su carácter lipófilo se absorben bien y rápidamente y se unen en porcentaje elevado a proteínas plasmáticas como la albúmina por lo que en casos de hipoalbuminemia, su potencia puede incrementarse de forma llamativa por el aumento de fármaco libre. Sufren metabolismo a través del citocromo P452, en concreto mediante la CYP3A4 lo que ocasiona que fármacos que inhiban este sistema (como el ketoconazol y los macrólidos) puedan potenciar los efectos de las benzodiacepinas mientras que aquellos que lo inducen (rifampicina, omeprazol o nifedipino, entre otros) pueden disminuir su eficacia. Una vez metabolizadas se excretan por la orina en forma de glucurónidos o metabolitos oxidados, algunos de los cuales conserva actividad farmacológica.

La semivida de eliminación es variable en función de unas y otras y en función de esto se han clasificado las benzodicepinas en acción corta (midazolam y triazolam), acción intermedia (alprazolam, bromazepam, lorazepam o nitrazepam) y acción larga (clordiazepóxido, clorazepato, diazepam o flunazepam).

Los efectos adversos de las benzodiacepinas están en relación con sus efectos farmacológicos, generalmente ocasionados por desajustes en la dosis. Puede aparecer sedación, somnolencia, ataxia, disartria, incoordinación motora y amnesia anterógrada. Durante su consumo no se debe conducir ni manejar maquinaria y deben evitarse todas aquellas tareas que requieran concentración. No está confirmado que el diazepam tenga efectos teratógenos, pero parece prudente evitar su uso en el primer trimestre de embarazo. Muy raramente pueden dar lugar a hepatotoxicidad o alteraciones hematológicas. Por vía intravenosa rápida pueden desencadenar hipertensión y depresión respiratoria. Dosis altas ocasionan muy raramente la muerte salvo que se asocien a otros depresores del SNC como el alcohol, analgésicos opioides o antidepresivos. La sobredosis de benzodiacepinas puede revertirse con flumazenil que compite con las benzodiacepinas por ocupar sus sitios de unión.

En ocasiones, el uso de benzodiacepinas produce la llamada reacción paradójica caracterizada por ansiedad, excitación, hiperactividad, agresividad, irritabilidad, desorientación temporoespacial y pesadillas. Se produce con más frecuencia en ancianos. Durante la utilización de benzodiacepinas en ancianos debemos estar atentos a su posible aparición además de vigilar el nivel de conciencia por la posibilidad de la inducción de cuadros confusionales.

El uso crónico de benzodiacepinas causa tolerancia. Pueden causar también dependencia psicológica y física incluso a dosis bajas y su interrupción brusca después de un tratamiento crónico puede causar un síndrome de abstinencia manifestado por confusión, ansiedad, agitación e insomnio. Aproximadamente un 35% de los pacientes tratados durante más de cuatro semanas desarrollan dependencia física por lo que deben evitarse, en la medida de lo posible, los tratamientos prolongados.

Azaspirodecanodionas

Otro grupo de fármacos que se utilizan en la ansiedad generalizada son las Azaspirodecanodionas, que incluye fármacos como la buspirona, gepirona e ipsapirona. Estos fármacos son agonistas parciales del receptor 5-HT1A y carecen de acción hipnótica, anticonvulsivante y miorelajante. No interaccionan con alcohol ni otros depresores, ni producen dependencia. Además tienen menor incidencia de efectos adversos y tienen una eficacia ansiolítica similar a las benzodiacepinas, pero el inconveniente es que tardan hasta dos semanas en lograr el efecto ansiolítico.

Por último, algunos antidepresivos, neurolépticos, anticonvulsivantes e incluso algunos fármacos antihistamínicos o bloqueantes beta tienen también efecto ansiolítico y pueden utilizarse en algunas ocasiones con este fin.

Manejo de enfermería de fármacos contra la ansiedad y la depresión

Artículos relacionados

¡Nursing Now! Ahora más que nunca
nursing now

¡Nursing Now! Ahora más que nunca

¡Nursing Now! Ahora más que nunca

Leer más
¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?
instagram si eres enfermera

¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?

¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?

Leer más