Reacciones adversas, interacciones e intoxicaciones por fármacos

Reacciones adversas, interacciones e intoxicaciones por fármacos
17 junio, 2020 | Dr. Alfonso Meneses Monroy

Recogemos la clasificación de reacciones adversas, así como información sobre interacciones medicamentosas y otras intoxicaciones por fármacos.

Reacciones adversas, interacciones e intoxicaciones por fármacos

Reacciones adversas provocadas por fármacos

Con el término Reacción Adversa, nos referimos a todos aquellos efectos nocivos o indeseados que se presentan tras la utilización de un fármaco; aunque en ocasiones se usa el término de efecto secundario, conviene diferenciarlo, ya que no es estrictamente lo mismo, el efecto secundario es en realidad aquel efecto derivado de la acción primaria del fármaco.

Las reacciones adversas se clasifican por tipos:

  • Tipo A: Son aquellas que se observan con más frecuencia, se caracterizan por que son dependientes de la dosis administrada, reduciendo la dosis se consigue la desaparición del efecto. Suele ser una exageración del efecto farmacológico previsible (p.e. hipoglucemia intensa tras la administración de antidiabéticos orales). Suelen ser frecuentes en fármacos con índice terapéutico estrecho y pueden deberse a variaciones farmacocinéticas, farmacodinámicas o farmaceúticas. Son reacciones previsibles y que presentan baja mortalidad.
  • Tipo B: Son menos frecuentes que las anteriores, la principal característica que las diferencia es que no son dosis – dependientes. Son debidas a mecanismos inmunológicos (reacciones alérgicas) y farmacogenéticos. Este tipo de reacciones presentan una mortalidad elevada y el tratamiento consiste en suspender la administración.
  • Tipo C: Aparecen tras la administración prolongada de un fármaco, en general son previsibles y conocidas, se incluyen en este grupo la farmacodependencia, la discinesia tardía por neurolépticos o el síndrome de cushing por corticoides.
  • Tipo D: Son poco frecuentes, aparecen un tiempo después de suprimir la administración del fármaco, se incluyen la teratogénesis y la carcinogénesis.
  • Tipo E: Aparecen tras la supresión muy brusca de un fármaco, por ejemplo, la insuficiencia suprerenal tras la supresión de corticoides, las crisis comicales tras la supresión de antiepilépticos o la angina tras la supresión de beta – bloqueantes.
  • Tipo F: Incluidas recientemente. No son debidas al fármaco sino a impurezas, exicipientes o contaminantes. También se incluyen en este grupo las causas por medicamentos caducados.

Al administrar un fármaco siempre hay que tener presente la posibilidad de aparición de una reacción adversa y siempre que sea posible habrá de preveerse para evitar situaciones de peligro.

Si al utilizar un fármaco detectamos o sospechamos de una reacción adversa, debemos notificarla para su conocimiento y estudio.

Notificación de reacciones adversas y sistema español de farmacovigilancia

Aunque cuando un fármaco se comercializa, ha pasado gran cantidad de controles que aseguran que el fármaco está listo para su utilización, los estudios previos a la comercialización no pueden detectar en su totalidad todos los efectos adversos, por ejemplo, aquellos que tienen una frecuencia de aparición baja o que aparecen tras un uso prolongado. La farmacovigilancia es la parte de la farmacología clínica destinada al estudio de la seguridad de los medicamentos tras su comercialización. En España, la farmacovigilancia viene regulada por el REAL DECRETO 1344/2007, de 11 de octubre, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano.

Todos los profesionales sanitarios están obligados a notificar a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios toda sospecha de Reacción Adversa producida por fármacos. La notificación se realiza a través del sistema de notificación espontánea de la tarjeta amarilla. La página web de la Agencia www.aemps.es dispone de información actualizada y de un apartado completo sobre farmacovigilancia cuya consulta resulta de especial interés para todos los profesionales sanitarios.

Interacciones medicamentosas

Cuando se administran varios fármacos de forma simultánea, es posible que surjan interacciones entre ellos, así se define la interacción farmacológica como aquella situación en la que los efectos de un fármaco están influidos por la administración conjunta de otro, sin embargo, las interacciones no sólo se producen entre fármacos, sino que se pueden producir con cualquier sustancia química: alimentos, alcohol, tabaco, plantas medicinales, etc.

El efecto de la interacción se puede presentar de forma cuantitativa (aumento o disminución del efecto) o cualitativa (aparición de un efecto inhabitual) y pueden ser clínicamente indeseables o beneficiosas como en los casos de sinergismo o antagonismo para tratar intoxicaciones.

La probabilidad de que aparezcan se relaciona directamente con el número de medicamentos que recibe el paciente considerando que tomando diez o más fármacos la posibilidad de interacciones es del 100%, siendo especialmente susceptibles los pacientes con patología renal o hepática o con alteración fisiológica importante debido a los problemas que pueden plantearse por acumulación de los fármacos.

Habitualmente las interacciones farmacológicas se clasifican en farmacéuticas, farmacocinéticas o farmacodinámicas siendo estas últimas las más previsibles.

Las interacciones farmacéuticas también se llaman incompatibilidades, son especialmente importantes cuando se administra un fármaco por vía intravenosa. Como norma general, no deben mezclarse fármacos antes de la administración parenteral a menos que se disponga de evidencias de su compatibilidad.

Las interacciones farmacocinéticas son aquellas que tienen lugar durante los procesos de absorción, distribución, metabolismo o eliminación y generalmente ocasionan el aumento o disminución de los niveles plasmáticos del fármaco. Son especialmente importantes las interacciones metabólicas por los inductores o inhibidores enzimáticos (ver anteriormente), también tienen importancia aquellas interacciones que afectan a la absorción y pueden alterar la biodisponibilidad de los fármacos. En este sentido, hay que recordar que los alimentos pueden modificar la absorción de algunos fármacos por lo que antes de administra cualquier fármaco hay que valorar su posible interacción con alimentos.

Aunque, como hemos comentado con anterioridad, la mayoría de las veces, las interacciones no tienen una relevancia clínica importante, en algunas situaciones clínicas, las interacciones si pueden representar un riesgo. Estas situaciones de riesgo, comprenden entre otras las siguientes:

  • Pacientes que reciben fármacos que tienen un intervalo terapéutico estrecho (aminoglucósidos, antiarrítmicos, anticoagulantes orales, antiepilépticos, antimicóticos, antineoplásicos, antiretrovirales, digitálicos, hipoglucemiantes orales, inmunosupresores, litio o teofilina).
  • Pacientes que toman un número elevado de fármacos, incluyendo automedicación y plantas medicinales.
  • Pacientes gravemente enfermos (insuficiencia renal, hepática, cardiaca o respiratoria, insuficiencia autónoma, enfermedad de Alzheimer o miastenia grave).
  • Pacientes infectados por VIH.
  • Pacientes “pasivos” (niños, ancianos o enfermos mentales).
  • Pacientes farmacodependientes.

Entre los fármacos que con mayor frecuencia originan interacciones de importancia clínica figuran los que tienen índice terapéutico estrecho, alta tasa de unión a proteínas plasmáticas, metabolismo saturable, o efectos dependientes de su concentración, en este sentido, antiarrítmicos, anticoagulantes orales, antineoplásicos, corticoides, depresores del SNC, hipoglucemiantes, hipotensores o inotrópicos positivos son algunos de los que presenta más riesgo en caso de interacciones.

Con el fin de prevenir las interacciones, conviene tener en cuenta algunos aspectos tales como:

  • Realizar una anamnesis farmacológica que incluya la automedicación y consultar la lista atentamente antes de introducir un fármaco o suprimirlo.
  • Prestar atención a los pacientes de alto riesgo: pacientes gravemente enfermos, polimedicados, en edades extremas, etc.
  • Reducir la administración de varios medicamentos en la medida de lo posible y durante el tiempo mínimo.
  • Conocer en profundidad las propiedades farmacocinéticas y farmacodinámicas de los fármacos utilizados.
  • Revisar periódicamente la eficacia del tratamiento, ante situaciones de reducción de la eficacia, pensar en una posible interacción.
  • Cambiar las pautas posológicas lo menos posible.
  • Vigilar la administración conjunta de fármacos susceptibles de interaccionar.
  • Tener presente la dieta y las interacciones con alimentos.
  • Recordar que los medicamentos pueden interferir en algunas pruebas analíticas.
  • Estar expectante ante la administración de fármacos nuevos o a los que no se está acostumbrado.

Intoxicaciones

Las intoxicaciones por fármacos son importantes ya que pueden ser graves e incluso mortales para algunos fármacos.

Cuando los fármacos se usan a las dosis recomendadas no tienen por qué producir riesgo de intoxicación siempre y cuando no se trate de pacientes que tengan algún problema de los comentados por el cual el fármaco se acumule en el organismo.

El riesgo de intoxicación es mayor cuando se utilizan fármacos de índice terapéutico estrecho o en pacientes que de forma intencionada busquen la intoxicación.

Las manifestaciones clínicas de una intoxicación farmacológica pueden variar desde manifestaciones leves y transitorias como una diarrea hasta la muerte dependiendo del fármaco del que se trate y del paciente por lo tanto ante una intoxicación, es vital conocer cuál es el fármaco o fármacos que la han originado para actuar en consecuencia.

El tratamiento de una intoxicación en muchas ocasiones es sintomático, en otras pueden existir antídotos como la naloxona para los opiáceos o la N-acetilcisteina para el paracetamol o productos que ayuden a eliminar el fármaco o bloquen su absorción.

Las intoxicaciones son especialmente peligrosas en niños y ancianos.

Todos los fármacos llevan en su prospecto el teléfono de instituto nacional de toxicología al que se debe llamar en caso de intoxicación indicando de qué fármaco se trata, la cantidad ingerida y si se ha mezclado con alguna otra sustancia.

BIBLIOGRAFÍA

  • Golan DE, Tashjian AH, Armstrong EJ y Armstrong AW. Principios de Farmacología. Bases fisiopatológicas del tratamiento farmacológico. Barcelona. Wolters Kluwer. 2012.
  • Rang HP, Dale MM, Ritter JM, Flower RJ y Henderson G. Rang y Dale Farmacología. Barcelona. Elsevier. 2012.
  • Hardman JG, Limbrid LE, Molinoff PB, Ruddon RW, Goodman Gilman A. Las bases farmacológicas de la terapéutica. México, McGraw-Hill Interamericana 2012.
  • Trissel LA. Handbook on injectable drugs. Bethesda. American Society of Health-System Pharmacists. 2010.
  • Lilley LL, Aucker RS y Albanese JA. Pharmacology and the nursing process. Sant Louis. Mosby. 2010.
  • Adams M y Holland N. Farmacología para enfermería, un enfoque fisiopatológico. Madrid. Pearson. 2009.
  • Lorenzo A, Moreno A, Leza JC, Lizasoain I, Moro, MA. Velazquez Farmacología básica y Clínica. Madrid. Panamericana. 2008
  • Florez J, Armijo JA, Mediavilla A. Farmacología Humana. Barcelona. Masson. 2008.
  • Stockley IH. Interacciones Farmacológicas. Madrid. Pharma Editores. 2007
  • Castells S, Hernández M. Farmacología en enfermería. Madrid. Elsevier. 2007
  • Zabalegui A, Mangues I, Molina JV, Tuneu L. Administración de medicamentos y cálculo de dosis. Barcelona. Masson. 2005.
  • Pacheco E. Farmacología y práctica de enfermería. Barcelona. Masson. 2003.
  • Baños JE y Farré M. Principios de farmacología clínica. Bases científicas de la utilización de medicamentos. Barcelona. Masson. 2002
  • Real Decreto 2032/2009, de 30 de diciembre por el que se establecen las unidades legales de medida. (Boletín Oficial del Estado, número 18, de 21-01-2010, páginas 5607-5619)
  • Zabalegui A, Lombraña M. Administración de medicamentos y cálculo de dosis. 2ª ed. Barcelona: Elsevier-Masson; 2014.
Nuevo llamado a la acción

Artículos relacionados

¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?
instagram si eres enfermera

¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?

¿Me interesa crearme una cuenta en Instagram si soy enfermera?

Leer más
Encontrar evidencia científica en redes sociales es posible
Encontrar evidencia científica en redes sociales

Encontrar evidencia científica en redes sociales es posible

Encontrar evidencia científica en redes sociales es posible

Leer más