Examen EIR

Se trata de un test con 185 preguntas en total, con 4 opciones de respuesta para cada pregunta.

La evaluación final resulta de sumar las 175 primeras preguntas. Las últimas 10 son de reserva, por lo que sólo se tendrán en cuenta en caso de que fuera necesario desempatar entre candidatos.

Cada respuesta correcta suma 3 puntos; cada fallo resta 1 punto; y las respuestas en blanco no puntúan. De este resultado se obtendrán las respuestas netas, que serán las que te proporcionarán tu plaza EIR.

¿Para qué sirven las preguntas de reserva?

¿Por qué hay 10 preguntas de reserva? Pues porque siempre se impugnan preguntas. Algún año, incluso, se han impugnado más de 10 preguntas. Eso implica que, por cada pregunta que se impugna, pasa a contar la siguiente de reserva. Por ejemplo, si se impugna la pregunta 50, entonces la pregunta 176 pasa a ser parte del examen. En caso de que se impugnen 3 preguntas, por ejemplo, la 176, la 177 y la 178 contarían para la puntuación final.

Como ves, las preguntas de reserva son muy importantes. Ten en cuenta que subestimar estas preguntas te puede provocar un disgusto. Sin embargo, a pesar de lo que se dice, no debes empezar nunca por ellas. Hazlas en un momento en el que tu rendimiento sea óptimo.