Nursing Management of Hypertension



 RECOMENDACIONES EDUCATIVAS:

Las enfermeras que trabajan con adultos con hipertensión deben tener los conocimientos y habilidades adecuadas adquiridas a través de un plan de estudios de educación básica de enfermería, oportunidades de desarrollo profesional y de orientación a los nuevos lugares de trabajo. Los conocimientos y habilidades deben incluir como mínimo:

   ■ Fisiopatología de la hipertensión.
   ■ Maximizar las oportunidades de detección.
   ■ Facilitar el diagnóstico.
   ■ Evaluación y seguimiento de pacientes con hipertensión.
   ■ Proporcionar una educación apropiada al paciente/familia.
   ■ Apoyar a los cambios de estilo de vida.
   ■ Promoción de la autonomía del individuo.
   ■ Documentación y comunicación con el paciente y otros miembros del equipo de atención médica (IV).

 

RECOMENDACIONES ORGANIZATIVAS:

1. Las organizaciones de salud promoverán un modelo de práctica colaborativa dentro del equipo interdisciplinario para mejorar la atención y promocionar el papel de las enfermeras en el manejo de la hipertensión (IV).

2. Las organizaciones de salud establecerán sistemas de prestación de la atención que permitan la formación en el manejo de la adhesión, así como un medio de evaluar con precisión la adherencia y aquellos factores que contribuyen a ello (IV).

3. Las organizaciones de salud establecerán indicadores clave y medidas de resultado quepermitan controlar:

    ■ La aplicación de las directrices.

    ■ El impacto de estas directrices en la atención del paciente optimizando la calidad.

    ■ La eficiencia o rentabilidad alcanzada (IV).

4. Las mejories guías de práctica clínica de Enfermería pueden aplicarse con éxito sólo cuando hay un adecuado apoyo en la  planificación, recursos, organización y administración, así como la facilitación apropiada. Las organizaciones pueden querer desarrollar un plan de implantación que incluya:

    ■ Una evaluación de los requisitos institucionales y de las barreras a la educación. 

    ■ La participación de todos los miembros (ya tengan una función de apoyo directo o indirecto) que vayan a contribuir al proceso de implantación.

    ■ Dedicación de un individuo cualificado para proporcionar el apoyo necesario para la educación y el proceso de implementación.

    ■ Oportunidades continuadas de debate y formación para reforzar la importancia de las mejores prácticas.

    ■ La oportunidad de reflexionar sobre la experiencia personal y organizacional en la implementación  de las directrices (IV).